Trabajo social

 

Los problemas sociales vienen derivados por las propias características de la Esclerosis Múltiple pero más, incluso, que por la propia enfermedad, muchos problemas sociales vienen provocados por la discapacidad percibida por los afectados y familiares y por la falta de conocimientos y recursos ante una nueva situación vital a la que es necesario adaptarse socialmente de la mejor manera posible. Problemas en las relaciones familiares y en las relaciones sociales, los problemas laborales y económicos (y lo que comporta en relación con posibles pérdidas de empleo, la tramitación de pensiones de jubilación e invalidez, la adaptación a nuevos trabajos) la vivienda, barreras arquitectónicas, los cambios en los hábitos de ocio, el transporte, la disponibilidad de recursos sanitarios y sociales, etc., son problemas que, dependiendo de cada caso, pueden influir decisivamente en el bienestar de estas personas.

 

El origen multifactorial y multidimensional de los problemas y necesidades sociales que comporta estar afectado por una enfermedad invalidante, hace fundamental actuar de una forma integrada, aportando una atención más global y completa, contando con el trabajo coordinado de diferentes profesionales como médicos, otros trabajadores sociales, psicólogos, fisioterapeutas, etc.

 

El trabajador social aporta al equipo una visión propia sobre la situación diferencial de la persona afectada por EM. Como agente y dinamizador social, es el profesional que trabaja en el fomento del bienestar social del colectivo y de la persona de cara a promover una mayor autonomía personal. La acción social relacionada con estas enfermedades atiende tres vertientes posibles:

 

1.- El trabajador social actúa como facilitador en las relaciones entre el afectado y los recursos sociales en cuestiones como la protección económica, la disponibilidad de centros y servicios, los recursos sanitarios, educación, empleo, orientación y formación profesional, vivienda, transporte, cultura, ocio...

 

2.- La accesibilidad al medio físico, la supresión de barreras arquitectónicas, la disponibilidad de recursos que permiten salvarlas y la promoción de la participación social como base de integración social.

 

3.- La mejora de las relaciones y situaciones familiares, así como el mantenimiento del núcleo familiar.

 

El objeto del área social se localiza en la realidad social donde interactúan los individuos entre sí y con los elementos presentes en la misma. Esta interacción determina los problemas que deben abordarse con apoyo profesional. El cambio significa una modificación en la estructura de un proceso, atendiendo a la adaptación de la nueva situación.